lunes, 25 de marzo de 2013

Consejos y videos para una conducción eficiente

La crisis energética mundial producida por todos los factores relacionados con los combustibles  fósiles; subida espectacular de los precios de crudo, inestabilidad de los mercados, problemas geopolíticos y enormes consumos por parte de los mercados emergentes, inciden de forma especial en Europa que no cuenta con recursos energéticos propios para subsistir, dependiendo necesariamente de terceros países para satisfacer su demanda energética. Para el caso de España, el problema adquiere mayor relevancia, pues se encuentra entre los países con mayor dependencia en importación de recursos energéticos.
Se estima que el automóvil usa el 15% de la energía total que se consume en el país. Esta dependencia energética, en fuentes de energía convencionales, unido al alza constante de los precios de los combustibles obliga a adoptar medidas para reducir esta dependencia. Una de ellas es la conducción eficiente.
Acelerones, frenazos bruscos, rugidos de motor, ruedas hinchadas a la presión incorrecta... Muchos son los factores que hacen que los españoles seamos los conductores menos eficientes de todo el viejo continente según un informe de una firma de coches
Los automóviles tienen una horquilla de consumo bastante amplia en función de cómo se conduzca y, aunque cada vez se fabrican vehículos que consumen menos gasolina, el consumo también está en manos de los usuarios.
"La introducción de nuevas tecnologías de propulsión en los vehículos y la mejora de la calidad de los combustibles han hecho posible una reducción muy importante del consumo de carburante, pero esta evolución tecnológica no ha ido siempre acompañada de una evolución en la forma de conducir los vehículos" (RACE).
Conducción Eficiente significa conducir de manera inteligente ahorrando combustible. La Conducción Eficiente es un nuevo concepto que aprovecha los beneficios de las últimas tecnologías incorporadas en los vehículos, al mismo tiempo que mejora la seguridad vial. Como componente importante de la movilidad sostenible.
La "Conducción Eficiente" es un nuevo modo de conducir el vehículo que tiene como objeto lograr:
ü  Un bajo consumo de carburante
ü  Una reducción de la contaminación ambiental
ü  Un mayor confort de conducción
ü  Una disminución de riesgos en la carretera
Respecto a los modos convencionales de conducción, esta "nueva conducción" se rige por una serie de reglas sencillas y eficaces, que tratan de aprovechar las posibilidades que ofrecen las tecnologías de los motores de los coches actuales.

El Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) ha editado unos videos donde nos explican, las claves para conducir de manera eficiente y que podemos ver a continuación.
Video 1. Introducción:

Video 2. Montaje y carga:
Una mala distribución de la carga puede ofrecer mayor re­sistencia al aire y mayor inestabilidad provocada por la dismi­nución de adherencia del eje delantero. La mera colocación de la baca en el vehículo supone una re­sistencia al aire, con lo que si además incorporamos equipaje en ella incrementa el consumo de carburante notablemente.

 
Video 3. Puesta en marcha:
La arrancada es fundamental para ahorrar, tenemos que arrancar el motor sin pisar el acelerador. En los motores diesel, esperar unos segundos antes de ini­ciar la marcha de esta manera el aceite llegará en condiciones adecuadas a la zona de lubricación. En los vehículos propulsados por gasolina la marcha debe ini­ciarse inmediatamente después de arrancar el motor. En ambos motores el calentamiento se realiza en movimien­to.



Video 4. Manejo del cambio de marchas:
La primera marcha solo se debe utilizar para iniciar a moverse, cambian­do lo antes posible a segunda. Circular el mayor tiempo posible en las marchas más largas y a bajas revoluciones pues el vehículo de esta manera consume menos. Igualmente se debe realizar el cambio ágilmente sin demorarse en exceso, pues parte de la fuerza adquirida en la aceleración se pierde con el rozamiento.


Video 5. Paradas y detención.
Buscar la fluidez en la circulación, evitando los frenazos. En el momento en que se detecte un obstáculo o una reducción de la velocidad de circulación en la vía, levantaremos el pie del acelerador intentando evitar la frenada brusca. Esto es, frenar con el motor. Se trata de mantener el vehículo en movimiento por su propia inercia con una marcha engranada. Normalmente es el motor el que hace girar las ruedas pero en este caso (acelerador sin pisar y marcha engranada) son las ruedas las que arrastran al motor.
A la hora de circular, si se desea consumir menos gasolina, la velocidad debe ser lo más uniforme posible, evitando acelerones y deceleraciones bruscas.



Video 6. Anticipación.
Una buena anticipación y una distancia de seguridad adecua­da harán que la conducción sea mucho más eficiente. Nos permi­tirá advertir con suficiente antelación los imprevistos que puedan surgir en la carretera y así adoptar medidas para evitar situaciones inminentes. Para esto tendremos que circular con un amplio cam­po visual de la vía y de las circunstancias de la circulación. Se recomiendan conducir con la distancia suficiente como para ver dos o tres vehículos por delante, lo que permite anticiparte a posibles frenazos y acelerones.


Video 7. Rampas y pendientes.
En cuanto a los tramos con pendientes:
Si son descendientes debemos levantar el pie del acelerador sin reducir de marcha y dejar bajar al coche por su propia inercia, si la aceleración no se mantuviera aceleraríamos lo justo para conse­guir la velocidad crucero pretendida. Pero nunca bajar la pendiente con el coche en punto muerto pues además de incrementar el consumo y la contaminación re­sulta extremadamente peligroso. Si las pendientes fuesen ascendentes hay que procurar circular en la marcha más elevada posible aunque tengamos que pisar más el acelerador.


Video 8. Conclusiones.
En cualquier caso la seguridad es esencial y aplicar estas reglas de conducción eficiente "contribuye al aumento de la seguridad vial, pero obviamente existen circunstancias que requieren acciones específicas distintas para que la seguridad no se vea afectada".


 


 
Decálogo de Conducción Eficiente
 Recomendaciones para hacer la conducción diaria más económica, reduciendo las emisiones de CO2 y realizar una conducción más segura y con más confort.
1. Arranque y puesta en marcha:
• Arrancar el motor sin pisar el acelerador.
• En los motores de gasolina iniciar la marcha inmediatamente después del arranque.
• En los motores diesel, esperar unos segundos antes de comenzar la marcha.

2. Primera marcha:
• Usarla sólo para el inicio de la marcha; cambiar a 2ª a los 2 segundos o 6 metros aproximadamente.

3. Aceleración y cambios de marchas:
• Según las revoluciones:
- En los motores de gasolina: entre las 2.000 y 2.500 r/min
- En los motores diesel: entre las 1.500 y 2.000 r/min
• Según la velocidad:
- a 2ª marcha: a los 2 segundos o 6 m
- a 3ª marcha: a partir de unos 30 km/h
- a 4ª marcha: a partir de unos 40 km/h
- a 5ª marcha: por encima de unos 50 km/h
• Acelere tras la realización del cambio.

4. Utilización de las marchas:
• Circular lo más posible en las marchas más largas y a bajas revoluciones.
• Es preferible circular en marchas largas con el acelerador pisado en mayor medida que en marchas cortas con el acelerador menos pisado.
• En ciudad, siempre que sea posible, utilizar la 4ª y 5ª marcha.
• El coche consume menos en las marchas largas y a bajas revoluciones. Por ejemplo, un coche de pequeña cilindrada (1,2 litros), circulando a una velocidad de 60 km/h.
- En 3ª marcha, consume 7,1 litros de gasolina.
- En 4ª, 6,3 litros (un 11% menos).
- En 5ª, sólo 6 litros (un 15% menos).

5. Velocidad de circulación:
• Mantenerla lo más uniforme posible; buscar fluidez en la circulación, evitando los frenazos, aceleraciones y cambios de marchas innecesarios.
• Moderarla: el consumo de carburante aumenta en función de la velocidad elevada al cuadrado. Un aumento de velocidad del 20% (pasar por ejemplo de 100 a 120 km/h), significa un aumento del 44% en el consumo (de 8 l/100 km a 11,5 l/100 km).

6. Deceleración:
• Levantar el pie del acelerador y dejar rodar el vehículo con la marcha engranada en ese instante.
• Frenar de forma suave con el pedal del freno.
• Reducir de marcha lo más tarde posible, con especial atención en las bajadas. La frenada no ha de ser progresiva sino continua en la deceleración e incluso “regresiva”, es decir, de más a menos. En este tipo de frenada, los frenos no sufren por la naturaleza de la misma: realizada con previsión y anticipación y de forma suave.

7. Detención:
• Siempre que la velocidad y el espacio lo permitan, detener el coche sin reducir previamente de marcha.

8. Paradas:
• En paradas prolongadas (por encima de 60 segundos), es recomendable apagar el motor.

9. Anticipación y previsión:
• Conducir siempre con una adecuada distancia de seguridad y un amplio campo de visión que permita ver 2 ó 3 vehículos por delante.
• En el momento en que se detecte un obstáculo o una reducción de la velocidad de circulación en la vía, levantar el pie del acelerador para anticipar las siguientes maniobras.

10. Seguridad:
• En la mayoría de las situaciones, aplicar las reglas de la conducción eficiente contribuye al aumento de la seguridad vial.
• Pero obviamente existen circunstancias que requieren acciones específicas distintas, para que la seguridad no se vea afectada.
Además, circulando en cualquier marcha, sin pisar el acelerador, y por encima de 1.500 r/min, o unos 20 km/h, el consumo es nulo.
CONSEJOS PARA EL USO CORRECTO DEL AUTOMÓVIL
Consejos de mantenimiento del vehículo para evitar aumentar el consumo de carburante y por tanto el coste del uso del coche.
• Se debe planificar la ruta y escoger el camino menos congestionado.
• En la medida de lo posible se debe evitar una sobrecarga del vehículo ocasionada por el exceso de peso y de objetos. Cabe señalar que por cada 100 kg de peso adicional se incrementa el consumo un 5% así como el uso de la baca (vacía o no) aumenta el consumo del carburante  entre un 2 y un 35%.
• El uso del aire acondicionado incrementa hasta un 20% el consumo de carburante. Es recomendable utilizarlo con moderación, para conseguir una sensación de bienestar.
• No llevar las ventanillas totalmente abiertas cuando se conduce, pues incrementa el consumo en un 5%.
• Revisar el consumo de carburante periódicamente. Si los datos varían, puede haber algún fallo en el vehículo.
• Una presión de neumáticos de 0,3 bares por debajo de la presión fijada por el fabricante incide en un sobre consumo de aproximadamente un 3%, así que mantenga la presión correcta.
• La elección incorrecta del tipo de aceite puede aumentar el consumo hasta un 3%.
• Un motor mal reglado puede incrementar el consumo en un 9%, se recomienda revisarlo periódicamente.
• Durante los atascos se suele consumir más gasolina, por lo que no se debe poner nervioso y sin frenar de manera brusca, aguantar la marcha más larga posible y parar el motor si la parada dura más de 60 segundos.
• El estado del vehículo influye mucho en su consumo, por lo que se deben revisar todos los controles electrónicos del vehículo por lo mínimo una vez al año. También es bueno controlar el nivel de agua y aceite, ya que inciden directamente en el funcionamiento del motor y en el consumo.
GUIA  DE LA CONDUCCIÓN EFICIENTE (DGT)



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada