miércoles, 8 de octubre de 2014

En Nueva Edificación sólo se pueden instalar Calderas a Gas de Condensación

La última modificación del RITE, a través del RD 238/2013, trajo un paquete de medidas de ahorro para mejorar la Eficiencia Energética de las Instalaciones Térmicas de los Edificios.

Así en su parte de Eficiencia Energética, Instrucción Técnica 1.2. modificó las exigencias de rendimiento mínimo de los generadores de calor.

En nueva edificación cuando los generadores estén alimentados a gas estos deben proporcionar un rendimiento mínimo, tanto a plena potencia, como al 30 % de la potencia nominal de:

Rendimiento a potencia útil nominal (máxima) y una temperatura media del agua en la caldera de 70 ºC:


Rendimiento a carga parcial del 30% de la potencia útil nominal y una temperatura de retorno de agua de 30 ºC:



Los fabricantes de generadores de calor, alimentados con gas o gasóleo, tienen la obligación de proporcionar el dato del rendimiento a plena potencia (100 % de Pn) y carga parcial (30 % de Pn) de acuerdo a lo que establece el RD 275/1995. Para los generadores con potencias superior a 400 kW se les exigirá el mismo rendimiento mínimo que a los generadores de 400 kW.

Así al aplicar estas expresiones observamos que la exigencia de rendimiento mínimo aumenta al aumentar la potencia nominal, expresada en kW.


El Reglamento no obliga a instalar calderas de condensación a gas, pero exige rendimientos que sólo las calderas de condensación pueden alcanzar.

Estas exigencias son inferiores en los generadores instalados en edificios existentes en los que se instale calefacción alimentada por combustibles fósiles. Los generadores instalados en estos edificios, también deben proporcionar un rendimiento mínimo, tanto a plena potencia, como al 30 % de la potencia nominal de:

Rendimiento a potencia útil nominal (máxima) y una temperatura media del agua en la caldera de 70 ºC:


Rendimiento a carga parcial del 30% de la potencia útil nominal y una temperatura media en la caldera de 50 ºC:


Al igual que anteriormente, al aplicar estas expresiones las exigencias de rendimiento mínimo aumentan al aumentar la potencia hasta el límite de los 400 kW, tal y como muestra el siguiente gráfico:


Pero en este caso se observa que la exigencia de rendimiento mínimo a carga parcial disminuye sustancialmente comparada con la exigencia para edificios de nueva construcción. Por tanto en edificación existe NO es preciso que los generadores sean de condensación, salvo que deseemos un ahorro importante del consumo de gas de la instalación.

En edificación existente en la que se sustituya un generador, el RITE exige que los nuevos generadores sean de bajo NOx (exáctamente pide clase 5, es decir la más exigente) para poder mantener la salida de gases a fachada o patio de ventilación. Indudablemente una caldera de condensación será de bajo NOx pues las calderas de condensación tienen instalados quemadores de bajo NOx pues ofrecen una mejor mezcla aire-gas mejorando el rendimiento de la combustión, algo deseable en una caldera de la categoría que tiene una caldera de condensación.

Imagen obtenida de una presentación de D. Manuel Alzola. Tifell Electrosolar.
Indudablemente una caldera de condensación presenta ratios de rendimiento superiores a otros tipos de caldera como las de baja temperatura. Especialmente cuando están a carga parcial y/o proporcionando calefacción a bajas temperaturas, un generador de condensación puede condesar los vapores de agua de los humos y aprovechar ese calor residual que se iba a desperdiciar por la chimenea y obtener un rendimiento muy superior al rendimiento a plena potencia y/o alta temperatura.

Por ello, la Reglamentación exige que se faciliten las condiciones de condensación en la instalación térmica y obliga a:
  • En edificios de nueva construcción, el sistema de control del generador se base en sonda exterior de compensación de temperatura y/o termostato ambiente modulante (altamente recomendable incluso aunque el edificio sea existente).
Muchos días que la temperatura exterior no alcance las temperaturas mínimas de diseño, se puede reducir la temperatura de trabajo del generador facilitando la condensación del vapor de agua de los humos. Recuerda que el gas natural tiene una temperatura de condensación de unos 55ºC y por tanto, simplemente con que el retorno a caldera baje por debajo de la temperatura de condensación (temperatura de rocío de los humos), se empezará a producir la condensación del vapor de agua, aumentando espectacularmente el rendimiento del generador.
Variación de la temperatura de impulsión en función de la temperatura exterior
  • Diseñar las instalaciones cuyos emisores (radiadores) estén calculados para una temperatura media de 60 ºC como máximo. Con ello aunque la potencia del emisor disminuya (habrá que compensarla con un aumento del número de elementos del radiador) la temperatura de retorno a caldera disminuirá por debajo de la temperatura de condensación de los humos de la combustión facilitando igualmente el trabajar en zona de alto rendimiento.
Evolución de las temperaturas de trabajo de los radiadores y potencias emitidas
Indudablemente las soluciones de baja temperatura, como el suelo radiante, son idóneas para mejorar el rendimiento de los generadores de condensación.

Hoy el reglamento es "permisivo" (por el momento) con los generadores alimentados con otros combustibles que tienen más difícil trabajar en condensación por problemas de acidez de sus condensados y por tener una temperatura de condensación mucho menor comparada con la del gas natural. Recordemos que la temperatura de condensación en el caso del gasóleo son algo inferiores a 45 ºC.

Pero la tecnología va mejorando los cuerpos de los generadores alimentados con gasóleo, y disponemos, además Made in Spain, de calderas de condensación como la siguiente:

Caldera de Condensación a Gasóleo Biofell de Tifell.
Imagen cedida por Tifell


Estos generadores que trabajan a bajas temperaturas son plenamente compatibles con energías renovables como la energía solar térmica, que como bien sabéis, mejoran notablemente sus aportaciones al disminuir la temperatura de trabajo.
Caldera Biofell de Tifell
De momento, para los edificios nuevos y existentes alimentados con gasóleo las exigencias de rendimiento de sus generadores de calor deben proporcionar un rendimiento mínimo, tanto a plena potencia, como al 30 % de la potencia nominal de:

Rendimiento a potencia útil nominal (máxima) y una temperatura media del agua en la caldera de 70 ºC:


Rendimiento a carga parcial del 30% de la potencia útil nominal y una temperatura media en la caldera de 40ºC - 50 ºC:


Ya vivimos una fecha tope para la existencia de generadores de una estrella de rendimiento (2010), para los generadores de dos estrellas de rendimiento (2012), y 2.013 tenemos estos nuevos rendimientos mínimos.

Estas exigencias de EE son altas para generadores alimentados a gas, y en un futuro cercano también lo será para generadores alimentados con gasóleo. La eficiencia energética es un camino de continua mejora.

Javier Ponce
Entusiasta de la Eficiencia Energética

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada